Bolsas se transforman en madera plástica

Bolsas se transforman en madera plástica

En Colombia se producen diariamente 1.500 toneladas de bolsas y empaques plásticos, de los cuales solo entre el 5 y el 6 por ciento se reutilizan. Al ver la necesidad que surge de aprovechar estos residuos sólidos, la fundación ‘Llena una botella de amor’, se encarga de incentivar en los ciudadanos la recolección de este material en botellas y contenedores, para que más tarde se transformen en madera plástica.

Esta iniciativa, es uno de los más de 10 proyectos de aprovechamiento de residuos sólidos y peligrosos que hacen parte de ExpoResiduos, feria ambiental que finaliza hoy, en el Jardín Botánico de Medellín.

John Berrío López, director ejecutivo de la fundación ‘Llena una botella de amor’, explica que cuando una persona llena toda una botella, está almacenando entre 600 a 800 gramos de empaques plásticos, los cuales dejan de ser basura para convertirse en materia prima que, a través de un proceso de molido, aglutinado y extrusión, se transforma.

“Logramos que lo que estábamos llevando a un relleno sanitario, pare y llegue a disposición final. Es un proceso muy sencillo, simplemente después de moler la bolsa plástica aumentamos su densidad y logramos que la podamos extruir dentro de un equipo para hacer madera plástica”, sustenta el director.

La recolección de los residuos no es un proceso sencillo, porque no se cuenta con el transporte para pasar de barrio en barrio, por eso en los colegios, universidades, empresas y almacenes de cadena, se ubicarán contenedores donde se pueden depositar las botellas.

Berrío López, cuenta que con las instituciones educativas se realizará una dinámica diferente, y es que, por cada kilo o tonelada que recolecten, se les dará un número determinado de puntos, que pueden ser redimidos para obtener una mesa comedor o un parque infantil.

Desde hace dos años que nació la fundación, se han construido con la madera plástica 900 parques infantiles, 500 mesas, más de 600 puntos ecológicos y un puente de 63 metros de largo en Chimichagua, Cesar.

Fuente: elcolombiano.com

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *